Leo Messi aterrizó en París, en compañía de su esposa y tres hijos, para firmar su contrato con PSG una vez supere el reconocimiento médico pertinente.

La leyenda del fútbol mundial, que acaba de dejar el Barcelona (672 goles en 778 partidos), llegó al aeródromo de Le Bourget, a 17 kilómetros al norte de París, donde un importante contingente de periodistas e hinchas se había congregado para intentar verlo en persona mientras coreaban “Ici est Paris” (“Aquí es París”).

Messi, seis veces ganador del Balón de Oro, aterrizó acompañado de su esposa Antonela Roccuzzo, de sus hijos Thiago, Mateo y Ciro, de Pepe Costa, asistente personal y exresponsable de la Oficina de Atención al Jugador del Barcelona, y de su padre y representante, Jorge Messi.

El avión privado procedente de Barcelona aterrizó a las 15:32 minutos hora local.

Sonriente y ataviado con una camiseta blanco con la inscripción “Ici est Paris”, la Pulga saludó desde un primer piso del aeropuerto a los eufóricos hinchas que le aguardaban, quienes gritaban “Messi, Messi”.

Mientras, el PSG colgó en Twitter un enigmático vídeo de solo 13 segundos en el que adelanta que habrá una novedad en el mercado de fichajes.

El ganador del Balón de Oro en seis ocasiones deberá ahora pasar reconocimiento médico en el Hospital Americano de Neuilly, en el oeste de París, antes de formalizar su vínculo con el PSG.

A través de un comunicado, el Paris Saint Germain informó que lo presentarán mañana a las 11 AM hora local (04:00 AM MEX).

El internacional argentino, que llega como agente libre tras no renovar con el Barça, formará un contrato de dos años con otro opcional a cambio de un salario de 40 millones de euros por temporada, según la prensa francesa.

EFE