El triunfo de Lewis Hamilton tuvo una dedicación especial… Muhammad Ali.

Tras ver la bandera a cuadros, el piloto de Mercedes emitió un discurso como la leyenda del boxeo lo hizo alguna vez, y mencionó que la victoria era en su memoria.

Cuando llegó a la zona del podio, Lewis Hamilton se bajó de su monoplaza, y realizó unos pasitos como Muhammad Ali.

MIRA LO OCURRIDO