Lewis Hamilton (Mercedes) fue penalizado con diez puestos para la carrera al cambiar la unidad de combustión interna de su propulsor, quien fue el más rápido en los primeros dos entrenamientos libres del Gran Premio de Turquía, el decimosexto del Mundial de Fórmula Uno, que se disputa en el Istanbul Park.

Esto será una gran noticia para Max Verstappen, con el que compite por el Campeonato de Pilotos de la Fórmula 1, a falta de siete carreras. Eso sí, el neerlandés se mostró cauto en las prácticas de este viernes, quien terminó con el quinto mejor tiempo, por detrás de Sergio Pérez.

Lewis Hamilton cubrió, con neumático blando, los 5.338 metros de la pista de las afueras de Estambul en un minuto, 23 segundos y 804 milésimas, 166 menos que el monegasco Charles Leclerc (Ferrari), segundo en un ensayo en el que Verstappen se quedó a 635 milésimas y fue quinto, un puesto por detrás de su compañero mexicano Sergio Pérez.

Los españoles Fernando Alonso (Alpine) y Carlos Sainz (Ferrari) se inscribieron séptimo y duodécimo en la tabla de tiempos en el segundo libre, aunque el tiempo ‘real’ del madrileño, tercero hace dos domingos en Rusia, fue el undécimo.

Hamilton deberá minimizar daños, saliendo, como mucho, desde el undécimo puesto de parrilla. En una pista con grandes escapatorias, en la que se rueda en sentido inverso al de las agujas del reloj y en la que se puede adelantar, en la que el astro inglés repitió el año pasado la victoria que festejó en 2010.

Un circuito en el que sólo él podría igualar los tres triunfos del brasileño Felipe Massa; y donde ganó por primera vez, en 2005, el finlandés Kimi Raikkonen, que se retirará definitivamente a finales de temporada y que este viernes fue decimoquinto con su Alfa Romeo.

‘Checo’ -quinto en el Mundial, con 120 puntos- fue segundo el año pasado en la pista ubicada en la parte asiática de Estambul. El piloto tapatío firmó el cuarto tiempo de la segunda sesión, en la que casi todos marcaron, con neumático de compuesto blando, su mejor vuelta de la jornada, antes de efectuar tandas largas de simulación de carrera.

Tanto ‘Mad Max’ como ‘Checo’ rodaron con sus coches y monos ignífugos decorados de forma diferente a la habitual, predominando -sobre todo- el blanco y el rojo: los colores de la bandera de Japón; que inicialmente debía haber albergado este fin de semana otro de los Grandes Premios que se cayeron del calendario como consecuencia de los coletazos de la pandemia.

El país de su motorista, Honda. Principal responsable de sus últimos éxitos y que dejará la F1 a final de temporada, pero que seguirá colaborando de forma activa con la escudería austriaca.

EFE