El checo Patrik Schick firmó una tarde memorable con un póker de goles que desató al Bayer Leverkusen contra el Greuther Furth en el Bay Arena (7-1) para asentarse en la tercera plaza de la Bundesliga, solo por debajo del Bayern Múnich y del Borussia Dortmund.

El jugador de Praga de 24 años, una de las sensaciones de la pasada Eurocopa, cuando firmó ante Escocia el gol más lejano en la historia de la competición y el más destacado del torneo, se convirtió en el primer futbolista del Bayer Leverkusen que consiguió anotar cuatro tantos en un partido desde que existe la Bundesliga.

La exhibición de Schick coincidió con un momento de crecimiento del cuadro del hispano-suizo Gerardo Seoane, que sonrojó al Greuther Furth, recién ascendido este año a la máxima competición alemana.

No tenía esa pinta en la primera parte cuando el Bayer encarriló el partido y en el minuto 17 ya contaba con dos goles, firmados por el francés Amine Adli y el burkinés Edmond Tapsoba, a los que respondieron los visitantes con el acierto del tunecino Jeremy Dudziak.

El gol al borde del descanso del ecuatoriano Piero Hincapie terminó por hundir al equipo de Stefan Leitl. Ya se dejó ver Schick, que dio el pase del tanto.

Después, tras el intermedio, llegó la fiesta del checo, que marcó en el 49, a pase de Amine Adli, en el 69 con asistencia de Diaby, en el 75 y un minuto después, tras recibir el balón de Florian Wirtz.

La goleada deja al Leverkusen en la tercera plaza, a tres del Borussia Dortmund, a cuatro del Bayern Múnich, segundo y líder, respectivamente, y con cuatro de renta sobre el Hoffenheim, que acentuó el mal momento del Eintracht Fráncfort (3-2) en el PreZero Arena de Sinsheim.

TE PUEDE INTERESAR: Lionel Messi: ‘La competencia con Cristiano Ronaldo nos ayudó a crecer’