Apenas pocos metros sucedieron desde el semáforo en verde y en la primera curva, Lucas Di Grassi no frenó y chocó muy fuerte a su rival por el título, Sebastien Buemi.

El brasileño venía tercero y cuando debía frenar, no lo hizo y terminó golpeando primero a Nicolas Prost y luego a su principal contrincante.