La noche del RAW tuvo una escena no apta para cardíacos que se cobró una víctima.

Lana le insinuó a Enzo Amore en vestidores. Le dio de beber y, vestida de rojo intenso, sedujo a Enzo que intentaba consolarla.

Incluso, la bella Lana, parecia sedienta de amor y llegó a arrancarle la remera a la Superestrella.

Amore cayó en su trampa y terminó pagando caro. Apareció Rusev y le dio una severa tunda.

Lana, con su rostro angelical se transformó en un demonio de la seducción.

¡IMPERDIBLE VIDEO!