Después de una larga carrera como director técnico, llegó el momento de que Ricardo La Volpe le dijera adiós a los banquillos.

El 'Bigotón' tuvo una larga charla con Fernando Schwartz, quien compartió los ecos que dejó su retiro.

"No pensé que se moviera mucho cuando anuncié que no regresaría a las bancas; y más porque muchos de ellos ya están retirados como Manuel Lapuente o Daniel Brailovsky", manifestó en esta primera parte de la entrevista.

Eso sí, destacó que su adiós retumbara en distintas partes del mundo: "No me sorprendió tanto en México, sí en Argentina; muchos me llamaron para decirme que 'no' lo hiciera"

La Volpe dejó en claro que las formas actuales ya no le llenaban para seguir siendo técnico.

"No fue de ahora sino de años que vengo diciendo que ya la presión de ser técnico a través sólo es de resultados; cuando estaba en América que decían que el equipo de La Volpe no jugaba igual".

Agregando que "por las características de los jugadores armas un sistema de juego, y todo eso me cansó. Luego fui a Toluca, donde vi nuevas metodologías, que no estoy de acuerdo con ellos. Yo creo que es venderse a través de las computadoras o tabletas".

Respecto a que siempre le cuestionaron tener un sólo campeonato como entrenador, mandó un mensaje a sus críticos.

"Para mí es un título haber ascendido al Atlante, y que no me lo quieran dar es de los detractores. Lo que pasó en Toluca, Wilson Graniolatti se enojó con Rafael Lebrija, y tuve que poner a Alberto Jorge, que yo lo traje para trabajar abajo".

Insistiendo que esa estrella tiene el sello del 'Bigotón': "Ese equipo fue mío aunque no estuviera en la banca; el dueño me regaló la medalla y me dio premio".

Para finalizar, Ricardo La Volpe reiteró que la única crítica que le preocupa es de la escuela que dejó de entrenadores, incluido a Pep Guardiola.

"Me halaga que técnicos como Cocca, Almirón, Lavallen o los hermanos Barros Schelotto me hablen; me preocuparía que Guardiola no dijera nada de La Volpe; uno de los mejores técnicos del mundo"

Concluyendo "que los detractores sigan hablando, no es algo que me quiten el sueño".