A casi 48 años de la gran hazaña del nadador mexicano Felipe “Tibio” Muñoz, en FOX Olímpico recordamos uno de los momentos más memorables del deporte mexicano.

La alberca ubicada en Río Churubusco, en el Distrito Federal, fue el escenario donde Muñoz se bañó de gloria al conquistar la presea dorada en los 200 metros estilo pecho en los Juegos Olímpicos de México 1968, la primera para el país en aquella Justa.

Al lado de su nombre estaban los de Vladimir Kosinsky, poseedor de la marca mundial; de los también rusos Nickolay Pankin y Eugeny Mikhailov, el del norteamericano Job Brian, el alemán Egon Henninger, todos ellos de reconocida fama mundial, cualquiera con mayor experiencia que el joven mexicano.

“El Tibio” resultó vencedor para enloquecer al graderío que, pocos momentos después, entonaba de pie el Himno Nacional mientras el lábaro patrio era izado en el mástil de los de vencedores, teniendo a su lado las banderas de Estados Unidos y Rusia.