La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) manifestó su oposición al acuerdo entre La Liga-Fondo CVC a través de un comunicado oficial en el que también tildó el acuerdo como “totalmente ilegal” y cargó contra el presidente de La Liga, Javier Tebas, del que asegura que su objetivo es convertirse en presidente de la sociedad ‘La Liga Impulse’ para “percibir nuevos emolumentos y eludir los ya de por si pocos controles que ahora se le imponen”.

Este acuerdo entre La Liga y el Fondo internacional CVC, según informó el pasado 4 de agosto la entidad presidida por Javier Tebas, servirá para la inyección de 2.700 millones de euros en la competición y los clubes que le permitirá “mantener intactas sus competencias deportivas y de organización y de gestión de la comercialización de los derechos audiovisuales” con el objetivo de “continuar la transformación hacia una compañía global de entretenimiento digital, fortaleciendo la competición y transformando la experiencia de los aficionados”.

Además, este acuerdo supone que el Fondo CVC “tendrá una participación minoritaria del aproximadamente 10% del capital” de la sociedad ‘LaLiga Impulse’, a través de la que se ejecutará la operación.

Una vez examinada la documentación que La Liga facilitó a la RFEF, el organismo presidido por Luis Rubiales, expresó en un comunicado que además de oponerse por razones legales a este acuerdo “que generarán numerosos litigios“, existen razones económicas para negarse a su reconocimiento ya que la cantidad que inyectará el Fondo CVC es “una cantidad de dinero poco significativa”.

“No sólo por razones legales, que indudablemente generarán numerosos litigios derivados del acuerdo y pueden poner en duda su propia viabilidad; sino también por razones económicas, dado que se gravan intensamente los derechos de los clubes y Sociedades Anónimas Deportivas para los próximos cincuenta años a cambio de una cantidad de dinero poco significativa”.
“Pero lo más importante, es que el acuerdo acrecienta la desigualdad e imposibilita de una manera capital y definitiva una evolución razonable del formato de la competición”, afirmó el organismo rector del fútbol español.

De la misma manera, la RFEF considera que el acuerdo “olvida a los clubes que disputan competiciones no profesionales que, en el momento de su ascenso a la competición profesional, verán que sus ingresos se encuentran reducidos por la retribución de CVC, sin que hayan obtenido ningún beneficio por la aportación de esa entidad”.

“Vemos poco riguroso y muy oportunista -continúa el texto de la RFEF-, tratar de traspasar las fronteras de la ley para llegar a un acuerdo económico pésimo y lamentable de cara al futuro de todo el fútbol español y, en cambio, fantástico para un fondo y otros posibles beneficiados”.

Además, la RFEF advierte que “no va a consentir que se reduzca durante esos cincuenta años la aportación al fútbol modesto que proviene de esos derechos audiovisuales” y que, si la Liga Nacional de Fútbol Profesional (LNFP) se salta los controles establecidos de comercialización de derechos audiovisuales, “ejercerá las acciones legales que procedan para defender sus derechos y los del fútbol no profesional”.
“En este punto conviene recordar que el Consejo Superior de Deportes se encontraría en la misma situación que la RFEF”, añadió la Federación.

“En definitiva, analizando la operación con una perspectiva de cincuenta años, así como sus contenidos, hemos de concluir que la misma excede de lo que se pudiera entender por la comercialización de los derechos audiovisuales a las que se limitan las competencias de la Liga, pudiendo afectar de manera irreversible al futuro de la competición. Siendo consciente de las diversas quejas y comentarios que le han hecho llegar diversos clubes de Primera y Segunda División, ha comunicado su firme oposición a este acuerdo, mediante un burofax enviado a la LNFP”, sentenció la RFEF.

Este jueves se celebrará la Asamblea de LaLiga en la que todos los clubes podrán manifestarse sobre este acuerdo entre La Liga y el Fondo CVC.

Javier Tebas se manifestó en contra del comunicado de la RFEF donde se defendió: “Para atacar a La Liga no fallan”.

EFE