La premonición de Pity Martínez que después se cumplió en el Superclásico