Los seis clubes ingleses inscritos inicialmente en la Superliga europea de fútbol han acordado pagar una multa conjunta de 22 millones de libras (25,5 millones de euros) a la Premier, después retirarse de un proyecto en el que aún siguen embarcados el Real Madrid, el FC Barcelona y la Juventus, según informó la cadena Sky.

El Arsenal, Chelsea, Liverpool, Manchester City, Manchester United y Tottenham han aceptado también que la adhesión en el futuro a competiciones alternativas a las organizadas por la UEFA o la Premier será castigada con “más de 20 millones de libras” (23,2 millones de euros) y la deducción de 30 puntos de la clasificación liguera, apuntó ese medio británico.

Sky señaló que las penalizaciones económicas serán comparables con las que tiene previsto imponer la UEFA, si bien la Liga inglesa las cobrará directamente en “metálico”, en lugar de deducir un porcentaje de las ganancias obtenidas por los derechos de televisión en la siguiente temporada, otra de las opciones que valora el máximo estamento del fútbol europeo.

Los seis citados clubes ingleses se presentaron el pasado 18 de abril como miembros fundadores, junto a otros seis, de la llamada Superliga europea, pero abandonaron el proyecto apenas tres días después, ante la presión de la Premier, UEFA, FIFA, sus aficiones y el Gobierno británico.

A pesar de que la UEFA había lanzado una investigación disciplinaria por una posible violación de su marco legal por parte del Real Madrid, el Barcelona y el Juventus, que podría desembocar en multas y su exclusión de la UEFA Champions League, hoy anunciaron que suspenderán el procedimiento.

Y es los tres clubes rebeldes llevaron esta cuestión al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) para que decida si hay abuso de posición dominante de la UEFA en el ‘caso Superliga’; así que decidieron meter reversa.

EFE