Iker Bravo debutó con Bayer Leverkusen haciendo historia siendo el tercer jugador más joven en hacerlo en la Bundesliga. 

El atacante catalán tuvo sus primeros minutos con el conjunto alemán a los 16 años y 298 días de edad. 

El equipo dirigido por Gerardo Seoane ganó a domicilio ante Hertha Berlin y se ubican en sexto lugar con 18 unidades.

La entidad blaugrana decidió venderlo en verano y ha jugado en la sub-19 sumando un total de cinco encuentros en los que ha anotado dos goles y ha repartido cinco asistencias.