Faltaban poco más de tres horas cuando las taquillas parecían desoladas y con hambre de ver a la gente formada para comprar un boleto.

Quedaban dos horas y las taquillas parecían un pueblo fantasma.

Restaban 60 minutos, y aún el boletaje no se vendía en su totalidad… Parecía que no eran semifinales de la Liguilla.

El reloj de León de los Aldama marcaba las 20:06 y aún la cuarta parte de las butacas estaban deshabitadas. 

Eso no importó a los aficionados de La Fiera, ni a los seguidores del Pachuca, quienes los más fieles se dieron cita en el inmueble del Boulevard Adolfo López Mateos para presenciar la ida de las semifinales del Clausura 2016 de la Liga MX.

La sorpresa radicó en los presentes menos habituales al antiguo Nou Camp, quienes nos mostrándome incrédulos ante la falta de apoyo al equipo local.

Suena curioso que un semifinalista no reciba el apoyo de sus seguidores, pero aún suena más complicado que le den la espalda cuando más lo necesitan.

León pudo salir a flote en la serie tras el empate 1-1; sin embargo, tendrán una complicada vuelta cuando se ruede el balón en el Estadio Hidalgo y que disfrutarás por FOX Play.

¿Podrá León romperle su hegemonía?