La delegación mexicana concluyó los Juegos Paralímpicos de Tokio con 22 medallas (siete oros, dos platas y 13 bronces) que reflejan su mejor actuación desde Pekín 2008 y la hacen, a nivel histórico, superar las 300 preseas.

Hace cinco años, en Río 2016, México consiguió 15 medallas (cuatro oros, dos platas y nueve bronces), siendo la edición más pobre en resultados desde Atlanta 96, cuando sumó 12. Por ese motivo, uno de los objetivos del Comité Paralímpico Mexicano era superar las 15 medallas de Río para seguir impulsando el deporte de personas con discapacidad en el país, objetivo que han logrado.

A lo más alto del podium han subido José Rodolfo Chessani García y Mónica Olivia Rodríguez Saavedra (atletismo), Amalia Pérez (halterofilia), Jesús Hernández Hernández, Arnulfo Castorena y Diego López Díaz (natación) y Juan Diego García López (taekwondo).

Medallas de plata se colgaron la atleta Gloria Zarza y el nadador Diego López Díaz, mientras que los bronces fueron para los atletas Leonardo de Jesús Pérez, Juan Pablo Cervantes, Rosa Carolina Castro, Rosa María Guerrero Cazares y Rebeca Valenzuela Álvarez; los judocas Eduardo Adrián Ávila Sánchez y Lenia Ruvalcaba; los nadadores Jesús Hernández Hernández por partida doble, Diego López Díaz, Ángel de Jesús Camacho, Fabiola Ramírez y Nely Miranda Herrera.

En números, estos Juegos de Tokio también han sido importantes para México porque las medallas de oro ya superan el centenar histórico y las 300 en general.

La mejor actuación de México en los Juegos Paralímpicos se remonta a los de Arnhem (Países Bajos) en 1980, en los que la delegación mexicana consiguió 42 medallas, 20 de ellas de oro.

Ver más: ROTURA DE LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR PARA MIGUEL BARBIERI