Mateo Kovačić levantó su cuarto título de UEFA Champions League, pero el más especial de todos, porque por fin se sintió protagonista.

El jugador croata, ex del Real Madrid, ya había tocado la ‘Orejona’ en tres ocasiones, siempre con los Blancos, pero nunca la podía haber disfrutado en el campo.

En la temporada 2015/16, la primera en su etapa como madridista, no fue elegido para el plantel que venció en la tanda de penales al Atlético de Madrid en la final de Milán.

En la final de la temporada siguiente, la que el Real Madrid ganó en Cardiff a la Juventus, el croata estuvo en el banquillo, pero Zinedine Zidane no le dio entrada. Mismo caso que en la 2017/18, cuando el conjunto merengue se coronó en Kiev con su tercera UEFA Champions Champions de manera consecutiva, pero Kovačić tampoco salió del banco de suplentes.

Ante la imposibilidad de imponerse como titular, Kovačić abandonó el Real Madrid, primero cedido y luego ya de forma definitiva, pra dos temporada después lograr su objetivo.

Salió a diez minutos para el final, para firmar su primera presencia en un partido por el título de la UEFA Champions League. El croata ayudó a aguantar los últimos arreones del Manchester City y por fin se proclamó campeón vestido de corto y en el campo. A la cuarta fue la vencida para Kovačić.

Ver más: | PEDRO CAIXINHA EN LUP: “NI MALDICIÓN DE LÍDER NI MALDICIÓN DE CRUZ AZUL”