Kyle Walker pagó 46 mil euros por un doberman para cuidar su casa luego de asaltos en Inglaterra.

El lateral del Manchester City vive en Chesire, lugar donde ladrones se metieron con machetes a asaltar la casa de Robin Olsen, guardameta del Everton. 

Según ‘The Sun’, medio inglés, el único propósito del mismo es cuidar la casa, puesto que también sufrió delincuencia en su hogar el entrenador de los ‘Toffees’, Carlo Ancelotti.

La misma empresa que le proveyó el perro guardián al internacional inglés, fue la que contacto a Raheem Sterling y Marcus Rashford para el mismo servicio.