Gabriele Gravina, presidente de la Federación de Fútbol Italiana (FIGC), aseguró que su organismo no planea sancionar a Juventus, Inter y Milan por haber intentando lanzar junto a otros nueve clubes europeos la Superliga, un torneo que no cumplía con las reglas de FIFA ni UEFA.

“Ningún proceso y ninguna sanción. No vamos a sancionar una idea”, destacó Gravina en declaraciones publicadas por los medios italianos, y manifestó su satisfacción por la renuncia de Juventus, Inter y Milan a participar en esa nueva competición.

“Sancionaremos a través de la justicia deportiva solo en el caso en el que se concreten iniciativas que violan las reglas. En todo caso, esta competición no verá la luz”, agregó.

Anunciada el último domingo en un comunicado publicado a media noche, la Superliga se desinfló a partir del martes, con la renuncia de los seis clubes ingleses participantes, el Liverpool, el Manchester United, el Manchester City, el Tottenham, el Chelsea y el Arsenal.

Tras su abandono, este miércoles también el Inter, el Milan y el Atlético Madrid anunciaron su renuncia. El Juventus reconoció, por su parte, que en este contexto ya no se dan las condiciones para seguir adelante.

“Esta es una alarma que debe hacernos reflexionar por el hecho de que algo no funciona. Es un estímulo para encontrar medidas y propuestas”, admitió Gravina.

EFE