Liverpool inicio la ronda de cuartos de final con derrota de 3–1 ante Real Madrid; sin embargo, los problemas para el cuadro de Klopp no terminaron ahí.

Después de caer ante los Merengues, algunos seguidores del equipo inglés lanzaron insultos racistas ante dos de los jugadores de Liverpool, el británico Trent Alexander-Arnold y Naby Keita, originario de Guinea.

El insulto a los jugadores se originó en la cuenta de Instagram del club, a través de emojis de mono, como mofa hacia Alexander-Arnold y Keita.

Facebook, propietario de Instagram ha dicho que investigará el caso.

Mientras, Liverpool ha hecho lo suyo y publicó en sus redes sociales un mensaje en contra del racismo, haciendo énfasis en que rechazan todo tipo de actos racistas y que esas prácticas tienen que ser detenidas y no volverse a utilizar.

El comunicado de los ‘Reds’: