El Bayern München recibió al Borussia Dortmund en la Supercopa de Alemania a puerta cerrada. 


Aunque los bávaros ganaron la Bundesliga y la DFB-Pokal la temporada pasada, Dortmund se ganó el derecho de jugar el decisivo tras acabar en segundo lugar de la liga.

Al 18’, el Bayern comenzó un contraataque desde su propia área que terminó en gol de Corentin Tolisso en menos de 20 segundos. El francés definió potentemente un pase por derecha, así inaugurando el marcador.

Al minuto 32’, Alphonso Davies lideró un ataque por la banda izquierda y entró hacia donde se encontraba Thomas Muller. El alemán remató de cabeza, venciendo a Marwin Hitz para el 2-0, colocando el partido cuesta arriba para el BVB.

Pero entonces apareció Erling Haaland, que al 39’ mandó un balón filtrado a Julian Brandt, que definió con un balón cruzado y colocado para dejar sin opciones a Manuel Neuer y recortar la desventaja a 2-1.

Al 55’, una mala salida de Javi Martínez terminó con el balón en los pies de Thomas Delaney. El danés luego encontró a Haaland por el medio, y el noruego concretó su doblete con un fuerte zurda.

Cuatro minutos después, Haaland falló un mano a mano gracias a una sobresaliente parada de Neuer, que evitaba de esa forma la remontada total.

Al 82’, Delaney perdió el balón en la salida al resbalarse y la entregó a Joshua Kimmich. El alemán luego entregó a Robert Lewandowski, que regresó el balón para la definición atrabancada del centrocampista y el 3-2. 

Con esto, al Bayern Munich sólo le falta conquistar el Mundial de Clubes (si se realiza), para conseguir el 'sextete', un hito que sólo el Barcelona ha conseguido.