Al octavo test, Jorge Jesus, entrenador del Benfica, dio positivo de
covid-19, después varios días con síntomas claros de infección
respiratoria.

El entrenador, de 66 años, fue sometido a siete
test en las últimas dos semanas, según el club, debido a que presentaba
síntomas de infección respiratoria y, además, se había declarado un
brote en la formación encarnada, en la que una decena de jugadores de la
plantilla había dado positivo.

Sin embargo, las pruebas a Jorge
Jesus seguían dando negativo y él se mantenía al frente del vestuario y
dirigía desde el banquillo los partidos.

Ante los síntomas
evidentes que no remitían, en el día de ayer ya no dirigió el partido de
Copa ante el Belenenses y la pasada madrugada se confirmó, tras la
pertinente PCR, que estaba infectado por covid-19.

Desde el inicio de la pandemia, Jorge Jesus ha vivido unos extraños desenlaces relacionados con los test de covid.

El 16 de marzo, siendo entrenador del Flamengo, con el que ganó la liga y la Copa Libertadores, dio positivo de covid.

Sin
embargo, dos días después, en un nuevo test de covid, dio negativo, por
lo que, en realidad, se trató de un "falso positivo".

El técnico
del Benfica se ha mostrado siempre muy meticuloso con las medidas para
evitar los contagios y mostró su malestar el 23 de marzo del año pasado
cuando acudió a Lisboa procedente de Brasil.

Al bajarse del avión, pidió a los periodistas, muchos de ellos sin mascarilla, que no lo acorralasen para evitar contagios.

Ante
la insistencia de la prensa, Jorge Jesus perdió los nervios y exclamó a
los periodistas que no se habían apartado: "tendríais que coger el
virus".

El técnico se encuentra aislado y el equipo médico del Benfica acompañará su estado de salud.

Portugal es el país del mundo con mayor incidencia de fallecidos y contagiados por millón de habitantes.