Los Texans de Houston se quedaron sin su jugador
más emblemático tras acordar la partida de J.J. Watt luego
de una temporada turbulenta.

“Me senté con
la familia McNair y les pedí que me dejasen ir. Acordamos mutuamente
que era hora de partir", dijo Watt en un video publicado en las redes
sociales.

Defensor del Año en tres
ocasiones y ganador del premio Walter Payton al Hombre del Año de la NFL
en el 2017, Watt jugó toda su carrera con los Texans tras ser
seleccionado en el draft del 2011.

Le quedaba un año de un contrato por seis temporadas y 100 millones de dólares.

“La conexión que tengo con la gente de Houston es especial. Sé lo raro que es tener algo así”, expresó Watt en el video.

Además de su aporte en el terreno de juego, Watt es conocido por sus
esfuerzos humanitarios. Ayudó a recaudar más de 40 millones de dólares
para la recuperación de la ciudad después del huracán Harvey del 2017.

“No hay persona en la última década que haya tenido un impacto más
grande que el de J.J. Watt en la organización de los Texans”, expresó
Janice McNair, cofundadora del equipo. “Su supremacía en el terreno no
tiene precedentes y generó innumerables momentos que pasarán a la
historia de los Texans”.

Watt fue el
Defensor del Año en el 2012, el 2014 y el 2015. Encabezó la NFL en sacks
y tackles que derivaron en la pérdida del balón en el 2012 (20,5 y y 39)
y el 2015 (17,5 y 29).

Desde que debutó
en la NFL en el 2011 ha sido el jugador con más tackles con pérdida de
balón (172), llegadas al quarterbak (28), partidos con más de un sack
(26) y yardas ganadas con sacks (713,5). Tiene manos muy grandes que lo
ayudan a cortar pases en la línea.

Es el
único jugador en la historia de la NFL con al menos 20 y 10 pases
cortados en una sola temporada, algo que logró en el 2012 y el 2014.
Además anotó seis touchdowns, tres de ellos atrapando pases.

Watt está a punto de cumplir 32 años y en las últimas temporadas
lidió con lesiones. En el 2020, no obstante, jugó todos los partidos y
se apuntó cinco sacks y 52 tackles. Anotó un TD tras interceptar un
pase.

Pero el equipo terminó 4-12 después
de haber ganado su división las dos temporadas previas y Watt dijo que
había sido el año más duro de su carrera.

Los Texans iniciaron un recambio y tienen nuevo técnico, David Culley, y
gerente general, Nick Caserio. Reemplazaron a Bill O'Brian, que
desempeñaba ambas funciones y quien fue despedido después de que el
equipo perdió sus primeros cuatro partidos del 2020.

El quarterback
Deshaun Watson, por su parte, pidió ser transferido.