Todo parecía preparado para que Charlotte celebrase una defensa del campeonato femenil en WWE, pues luchaba en su casa y con el apoyo de la gran mayoría ante Sasha Banks.

Pero ‘La Jefa’ tenía otros planes en mente.

De hecho la pelea que cerró la función de RAW se debió dividir en dos “asaltos”, luego de que la primera vez que chocaron en la noche se culminó en fuera del ring, algo que Mick Foley no permitió.

El desenlace también fue a dar en los asientos, desde los presentes quedaron en shock por el resultado.