Javier Torrente destacó la labor de su equipo luego de la goleada de 3-0 ante Tijuana en la ida de los cuartos de final: “Pudimos marcar el ritmo de juego, imponer la localía y ser desequilibrantes en el último tercio”.

A pesar de los tres goles, el entrenador argentino no se confía: “Enfrentamos al puntero en su casa con la cancha sintética, el balón pica distinto, tenemos que hacer una preparación específica”.

León intentará realizar un partido igual de intenso sin confiarse: “Estos son 180 minutos  y el partido no se gana hasta que el árbitro toca el silbato en Tijuana”.