Los problemas acarreados por la pandemia no paran, a pesar de que Japón se aventuró a realizar los Olímpicos y Paralímpicos este verano, las afectaciones en la isla no paran, por lo que la Asociación Japonesa de Futbol (JFA) está en pláticas con la FIFA, sobre el destino del próximo Mundial de Clubes.

El torneo se realizaría en diciembre próximo en el país nipón; sin embargo, algunos medios japoneses señalan que la JFA ha decidido cancelar el evento, con la esperanza que la FIFA logré posponer las fechas, de la misma forma que lo hizo en Catar el año pasado.

“El riesgo de un aumento del número de contagios y la dificultad de obtener beneficios por una probable limitación del número de espectadores han influido en esta decisión”, reveló la agencia de noticias Kyodo citando fuentes anónimas.

Y es que Japón ha sufrido desde principios de verano una quinta oleada de la COVID-19, la más violenta hasta la fecha en el país, que empujó al Gobierno a restablecer las restricciones a mediados de julio, extendidas en agosto a la mayor parte de su territorio.

Hasta el momento, Chelsea, campeón de Europa, Al-Ahly, representan de África y Auckland City, de Oceanía, son los únicos clasificados al evento, a la espera de saber quiénes consiguen los boletos en CONCACAF, CONMEBOL y Asia, además del país sede.