La Selección Mexicana Sub 23 se enfrentará a Estados Unidos en el último partido de la fase de grupos del Preolímpico de la Concacaf para definir al primer lugar del sector y seguir luchando por un puesto en Tokio 2020.

“Sabemos que el rival en turno va a ser fuerte, físicamente ellos trabajan bastante bien, técnica y tácticamente han mejorado mucho. Será una final para ellos y para nosotros”, afirmó Jaime Lozano.

Eso sí, manteniendo cierto respeto a su rival: “No nos creemos más que nadie, y prefiero demostrarlo en la cancha. Hasta que acaba el partido sabremos si fuimos mejores que el rival, nunca he visto que se gane con la jerarquía y hay que demostrar que quieres estar por encima del rival en la cancha”.

En los años recientes, muchos futbolistas estadounidenses han emigrado a Europa y varios de ellos cuentan con una buena cantidad de minutos en equipos de élite a comparación de jugadores mexicanos que aún no han dado el salto.

Ante esto, ‘Jimmy’ considera que “el mexicano tiene un precio más alto. No creo que sea un tema de capacidad o talento, la calidad no varía mucho entre los países exportadores y nosotros, son las facilidades que se les dan a los jugadores; con una buena negociación se podría hacer mejor”.

Por su parte, Johan Vázquez, también en rueda de prensa, expresó su emoción por jugar ante el equipo de las barras y las estrellas, ya que “hay una rivalidad muy grande y desde niño disfrutaba ver el Clásico”.

Mientras que saborea el duelo que tendrá ante su compañero en Pumas, Sebastián Saucedo: “Me habla buenas cosas de su selección, lo mismo que yo hago de la mía; será un partido de orgullo y mucha pasión”.

De quedarse con la cima del Grupo A, México estaría enfrentándose al segundo clasificado del B, que por el momento sería Canadá. Aunque también se jugarán el primer puesto ante Honduras.