Entre 2009 y 2012, una extensa lista de fichajes se realizaron en el futbol francés. En 2010 tocó el turno a André-Pierre Gignac quien migró del Tolouse al Olympique de Marsella.

Ahora, este mismo periodo de 3 años es investigado por la justicia francesa que apunta a que estas transferencias están clasificadas como sospechosas de fraude, incluida la del francés.

El diario Le Canard Enchaine publicó esta información en donde, abunda, la transferencia de Gignac presenta irregularidades y causaría al club marsellés un perjuicio de 32 millones de dólares.

La justicia tiene la sospecha de que las compra-ventas de jugadores se 'inflaron' para generar mayores ganancias a los intermediarios.

Son 18 los traspasos totales entre clubes de la Ligue 1 que están siendo investigados; entre ellos aparecen los nombres del francés Ben Arfa y de los españoles Morientes y Azpilicueta, entre otros.