Real Madrid tuvo la chance de anotar el segundo tanto pero cuando salió el centro de Pepe, Cristiano Ronaldo estaba en fuerta de lugar. 

De todas formas, el delantero intentó engañar al árbitro saltando y metiendo la pelota en el arco con la mano.