"Hay que afrontarlo con mucha seriedad. Debe haber tolerancia cero desde la perspectiva del fútbol y también desde una perspectiva criminal", aseguró Infantino en Singapur en declaraciones a los medios de comunicación.

Las palabras del presidente de la FIFA se producen después de que la Federación Inglesa (FA) haya emprendido una investigación tras las denuncias hechas por más de 300 futbolistas que ahora han desvelado haber sido víctimas de abusos sexuales cuando eran niños por parte de entrenadores y ojeadores.

"Los que sean culpables de haber abusado de niños tienen que ser castigados muy seriamente. Tienen que quedarse fuera del fútbol sin ninguna duda, pero en el plano criminal también deben recibir un castigo", añadió el dirigente suizo.

Infantino se refirió a las actuaciones que lleva a cabo la FA sobre el caso, que debe afrontarse "muy seriamente", y aludió a la necesidad de que la FIFA intente hacer algo en materia de prevención.