Gianni Infantino abogó por la “transparencia” como medida para luchar contra la especulación en el sistema de transferencias de jugadores y mejorar así “la reputación del fútbol”, en su intervención durante el seminario sobre el ‘Reglamento del Estatuto y la Transferencia de Jugadores’.

El presidente de la FIFA inició su discurso con el recuerdo de las cifras que actualmente se derivan de los traspasos de jugadores.

“Siete mil millones de euros se han dedicado a cuotas y primas por transferencias, de los que 700 millones se han dedicado a comisiones de agentes y 70 millones a formación o entrenamiento o solidaridad. Algo no está bien con estas cifras. Solamente 70 millones para formación y entrenamientos de jugadores, esto no está bien. Algo tiene que cambiar y lo estamos cambiando”, insistió.

 

Infantino afirmó que, desde que fue nombrado presidente en 2016, se comprometió “inmediatamente” a reformar un sistema de transferencias del que dijo que “venía movido por la especulación más que por la solidaridad”. 

En 2017 se estableció un grupo de trabajo y unas nuevas reglas centradas en aspectos prácticos -como las cuentas no pagadas o la ejecución de las decisiones- para que el sistema de traspasos fuera más eficiente. Más tarde, en 2018, la FIFA propuso un plan con tres paquetes de reformas. “Fuimos muy criticados”, dijo, “pero no siempre estás equivocado cuando te critican desde todos los frentes”.

 

Infantino explicó tres medidas que ha instaurado desde su llegada y el “plato fuerte” que desarrollará durante este año con el fin de mejorar este sistema de traspasos.

Este paquete de tres reformas se basa en las siguientes:

“El primero de ellos incluía la Cámara de Compensación y el seguimiento electrónico del pasaporte de los jugadores, de tal manera que en 2019 decidimos que todas las compensaciones por formación tendrían que realizarse a través de esta Cámara de Compensación”.

El segundo paquete de reformas estuvo centrado en las jugadoras y los entrenadores, principalmente: “Ya en 2020 hicimos reformas adicionales, reglas para las jugadoras, como la aplicación de unas condiciones laborales mínimas aplicables a escala global para la protección de las mujeres en el fútbol, algo que no existía. Y tuvimos en cuenta a los entrenadores, que son una parte muy importante del fútbol y no estaban incorporados en ningún reglamento”.

Este año 2021, tal y como confirmó el propio Infantino, “estamos en este tercer paquete de reformas, que es como el plato fuerte. Los temas son la transferencia de menores, tamaño de los equipos, períodos de transferencia, y de nuevo, el tema de las primas por traspaso, así como el reglamento financiero”.

“Creo seriamente que deberíamos plantearnos hacer avances en pro de la transparencia de estas reglas. Vamos a luchar por ello y estoy seguro que obtendremos un resultado positivo en este sentido”, expresó.