El exportero internacional español Iker Casillas ha reconocido en la
presentación del documental "Colgar las alas" de Movistar+ que
seguramente continúe ligado al fútbol, pero fuera de los banquillos.

"Cuando
un jugador deja el fútbol tiene una sensación de tinieblas. Empecé muy
joven y ahora se abre una nueva etapa en la que seguramente siga ligado
al fútbol, pero no como entrenador", afirmó.

Casillas, que
consiguió ganar una Copa del Mundo y dos Eurocopas con España y tres
ediciones de la Liga de Campeones con el Real Madrid, entre otros muchos
logros, relató que además de alcanzar el éxito, también tuvo tiempo de
"saborear la derrota". "Y eso creo que es bueno para un deportista",
detalló.

También habló sobre su retirada de los terrenos de
juego, "No fue nada fácil dejar el fútbol. Sigo pensando muchas veces y
me pregunto por qué tuvo que ser así, pero luego pienso en cómo fue y
tuve mucha suerte. Tengo que mirar atrás y agradecer lo que he tenido y
la manera en la que ha acabado", explicó.

Casillas terminó
mostrando su lado más personal. "Detrás del deportista Iker Casillas hay
una serie de personas y escenarios que son tan normales como cualquier
hijo de vecino", añadió.