Real Madrid y Atlético de Madrid se diferencian por varios aspectos que van desde lo filosófico hasta lo futbolístico.

Los orígenes son polos opuestos. Por un lado, la distinción de un Rey; por otro, elecciones menos ilustres como los colores y el uniforme y una gran cantidad de mutaciones en el nombre.

Esto solo es el inicio de una historia que se volvió clásica, de rivalidad y de división en una localidad prioritaria para un país que tiene el mejor futbol del mundo.