Hansa Rostock: Una imagen que expresa lo que el futbol puede transportar.

En la Bundesliga 3, el Hansa Rostock se metió al siguiente escalón del futbol alemán; hasta ahí todo normal.

El duelo ante el VfB Lübeck comenzó con drama: caía el local 0-1 al 26′ y el joven Tristan, de 15 años, desde su cama adaptada -por un grave padecimiento genético- ahí, en el momento cumbre de su cuadro.

Minuto 40′ y el empate del ascenso llegó desde el punto penal; ¿el partido? Lo de menos, ya que la imagen de un adolescente, peleando por su vida, pudo acudir a un duelo de su equipo.

TE PUEDE INTERESAR: Marcus Rashford denuncia racismo a través de redes sociales