Guillermo Álvarez ha disfrutado de un campeonato en casi 30 años como presidente de Cruz Azul, pero no piensa claudicar en su objetivo de festejar otra vez al frente del club cementero.

En charla con Raúl Orvañanos en Cara a Cara, el mandamás de ‘La Máquina’ desde 1988 piensa que el título llegar más temprano que tarde, pese a que los de La Noria acarrean 5 torneos al hilo sin liguilla.

“Sí Raúl, porque tenemos una buena base de jugadores, que en este momento ya nada más les falta que en este momento que el técnico les dé un poco más de continuidad”, dijo.

Álvarez Cuevas detalló que su momento más feliz en Cruz Azul fue la final de la Copa Bridgestone Libertadores ante Boca Juniors, que la caída ante América en 2013 es su más triste y que no piensa dar un paso al costado.

“Una cosa es estar triste y otra cosa es estar abatido. Es muy distinto amanecer si el día está asoleado, que estés contento, si el día está lluvioso, pues también disfrútalo, pero trabajando y haciendo lo que te gusta”, añadió.