Con mucha alegría y con la ocasión especial de la despedida de Guardiola, los jugadores del Bayern München coronaron el festejo por el título con una increíble guerra de cerveza.

El que más sufrió los ataques fue justamente Pep, que por dejar el club fue la víctima de Manuel Neuer y Kingsley Coman, que no le perdonaron la vida.