Gregg Berhalter, que vivió otra noche especial y feliz al ver como la selección de Estados Unidos, a la que dirige, plagada de joven talento, pero sin experiencia internacional, se proclamaba campeona de la decimosexta edición de la Copa Oro, admitió que el triunfo ante México por 1-0, en la final, superaba todas las expectativas.

“Llegamos al torneo con el objetivo de conocer a los jóvenes talentos que nos pudiesen ayudar en la fase de las eliminatorias al Mundial de Catar 2022, esa era nuestra meta”, declaró Berhalter al concluir el partido, el mismo día que cumplió 48 años.

“Ganar la Copa Oro representa la guinda dorada del pastel”.

Berhalter explicó que encontrar a algunos jugadores que demostrasen el valor de estar con la selección de cara al Mundial era la prioridad que todos buscaban con la Copa Oro, pero tener también el título, les daba una nueva proyección de cara al futuro, en especial con lo bien que funcionó la mezcla de los jóvenes valores con los veteranos.

“Lo único que ha superado nuestras expectativas ha sido la mentalidad del grupo”, subrayó Berhalter. “Nunca se sabe exactamente cómo se unirá el grupo cuando se nombra la lista. Todo me ha impresionado tanto en la manera de responder a los desafíos como a nuestros objetivos”.

BERHALTER LO SUFRIÓ CONTRA MÉXICO

Berhalter reconoció que el equipo no había hecho el mejor fútbol y que inclusive ante México como le sucedió frente a Catar, muy bien podrían haber perdido, pero la manera como habían respondido en el campo los jugadores en los momentos más difíciles les hacían merecedores del título que consiguieron.

“Para nosotros, se trata de presionar implacablemente, de dominar por alto de no bajar la guardia y de ahí los cambios que hicimos en la segunda parte”, explicó Berhalter. “Necesitábamos gente nueva en el campo si queríamos mantener el ritmo que deseábamos para hacer que México comenzase a sentir el esfuerzo realizado”.

Así sucedió, México fue de más a menos y al no haber aprovechado hasta cuatro claras oportunidades que tuvieron de gol, Estados Unidos si lo hizo con la más clara del partido y eso para Berhalter, que le ganó al argentino Gerardo Martino, entrenador de la selección de México, la estrategia de los cambios, les hace justos ganadores del partido.

“Tuvimos buenas oportunidades con Paul Arriola, Matthew Hoppe y Sebastián Lletget, pero llegó Miles Robinson e hizo realidad nuestra filosofía de que todos los jugadores son valiosos y necesarios”, destacó Berhalter. “Tenemos plena confianza en todos los hombres de esta lista, y creo que lo demostramos hoy en la alineación titular y los jugadores que luego salieron en la segunda parte”.

Berhalter, que ya tiene en su poder dos títulos al frente de la selección y ambos con triunfos ante México, dijo sentirse muy “orgulloso” por la manera como consiguieron el último en la Copa Oro.

“Así que estoy muy orgulloso de los muchachos que entraron. Hicieron un trabajo excelente. Y de nuevo, se trataba de poner al equipo en posición de ganar el partido, y eso es lo que hicimos”, subrayó Berhalter. “Clasificar lo es todo ahora mismo. Estamos enfocados en eso ahora mismo”.

Berhalter reiteró que la gran cosecha del torneo ha sido el tener un grupo más amplio de jugadores que habían madurado, vivido la experiencia de la competición internacional y sobre todo haber levantado de nuevo el orgullo del fútbol de Estados Unidos en la Concacaf al recuperar el reinado de la Concacaf con el séptimo título de campeones de la Copa Oro.

TE PUEDE INTERESAR: Martino y Copa Oro: ‘No debería ser ninguna catástrofe haber perdido’