Daniel Sturridge puso en ventaja al Liverpool con un golazo de tres dedos desde la puerta del área grande.

El atacante inglés, limitado con su pierna derecha, tuvo que utilizar la parte externa de la izquierda para colocar con gran calidad el balón en el segundo palo.

De esta manera, Liverpool  puso el 1 a 0 ante Sevilla en la final de la UEFA Europa League.