El nuevo jugador de Tottenham Hotspur Gareth Bale asegura que no se
arrepiente de nada de lo que hizo como futbolista del Real Madrid y que
ha aprendido a no tomarse demasiado en serio las críticas que recibe.

"No
me arrepiento de nada de lo que he hecho; lo que los demás digan es
cosa suya. Yo tengo mi opinión sobre mí mismo y mi familia sabe cómo
soy, es lo único que me importa", dijo el galés, cedido por el Real
Madrid, en declaraciones a "Sky Sports".

El delantero
señaló que su paso por "otra cultura y otro país" le ha hecho "crecer
como persona, al margen de como futbolista" y también le ha enseñado a
"gestionar las situaciones de presión".

"Estuve bajo gran
presión y había gente silbándome en el campo, así que aprendí a llevar
ese tipo de cosas, a no tomármelas demasiado en serio, demasiado a
pecho", insistió Bale.

Tras haber regresado al mismo club
de donde salió hace siete años rumbo al Real Madrid, el jugador se
siente emocionado y con muchas ganas de "jugar y ayudar el equipo".

Pese
a todo, confiesa su decepción por que los aficionados no puedan acudir
al estadio debido a la pandemia ya que "la recepción habría sido
increíble".

Su entrenador, Jose Mourinho, manifestó esta
semana su esperanza en que Bale, cedido por una temporada, pueda
quedarse más tiempo en Londres y prolongar su vínculo con los Spurs
durante más tiempo.