El Elche español ha incorporado a su plantilla para la presente temporada al delantero argentino Darío Benedetto, cedido por el Olympique de Marsella.

El atacante, de 31 años, llegó esta madrugada a Elche y esta mañana ya se ha ejercitado con sus nuevos compañeros a las órdenes de su nuevo entrenador, Fran Escribá.

Benedetto, según desveló el propietario del club, Christian Bragarnik, quien a la vez es su representante, es uno de los principales socios capitalistas de la empresa que adquirió la propiedad del Elche en diciembre de 2020.

Bragarnik se presentó hace varios meses como la “cara visible” de un equipo inversor –Score Club 2019-, del que forman parte el nuevo jugador del Elche y su compatriota y también futbolista Gustavo Bou, así como dirigentes del fútbol mexicano, como los de los Xolos de Tijuana.

“Salió un poco de ellos. Son parte del grupo que me acompaña y trabajamos todos en conjunto. Entraron con el equipo en Segunda y ha ido bien”, explicó en ese momento sobre su sociedad con Benedetto y Bou.

El ‘Pipa’ estaba en la órbita de varios clubes, entre ellos el Real Betis, pero finalmente ha optado por jugar en un equipo con el que mantiene una estrecha relación que va más allá de lo deportivo.

Benedetto, que llega cedido con opción de compra del Olympique de Marsella, tiene algunos otros vínculos con el Elche, como el de su amistad con Iván Marcone, excompañero suyo en Boca Juniors, al que visitó hace unos meses en la localidad y con el que se fotografió tras un intercambio de camisetas.

La llegada del delantero ha levantado una enorme expectación en Elche, ya que se le considera un jugador “mediático”, y supone un nuevo paso en la ‘argentinización’ que el equipo ya mostró en el pasado ejercicio, ya cuenta en su plantilla con sus compatriotas Lucas Boyé, Pablo Piatti, Iván Marcone y Guido Carrillo.

EFE