"Arresten a los policías que mataron a Breonna Taylor", fue el texto que mostró Lewis Hamilton en el GP de la Toscana, acompañada en la espalda por una foto de ella en la camiseta y la frase, "digan su nombre".

Por esta manifestación, la FIA decidió abrir una investigación hacia el piloto de Mercedes, así lo dio a conocer la BBC.

El medio inglés publicó que esta manifestación puede ser considerada como un mensaje político, o por lo menos, así lo consideraría la FIA de acuerdo a un vocero.

El reglamento de la Federación Internacional de Automovilismo indica que ningún equipo puede hacer propaganda en sus coches; sin embargo, no hace mención específica hacia los pilotos.

Lewis Hamilton y Mercedes se han unido esta temporada en la lucha contra la violencia racial, la cual se destapó en Estados Unidos con el movimiento 'Black Lives Matter' tras el asesinato de George Floyd. 

Ahora, el piloto británico ha alzado la voz a favor de Breonna Taylor, una afroamericana de 26 años que murió tras recibir ochos balazos por parte de la policía en su casa en Louisville, Kentucky.

De acuerdo con los reportes de la prensa estadounidense, miembros de la policía ingresaron al domicilio vestidos de civil donde asesinaron a la trabajadora de salud en el mes de marzo.

"Me tomó mucho tiempo conseguir esa camiseta y me la quería poner para crear conciencia del hecho que hay varias personas que han sido asesinadas en la calle, y a ella la asesinaron en su propia casa por una equivocación, ellos no pueden seguir caminando libres", mencionó en conferencia de prensa al término del GP de la Toscana.

"No podemos descansar, simplemente no podemos… tenemos que seguir creando conciencia de lo que está pasando", agregó en el Circuito de Mugello.