El plantel de Boca Juniors junto a algunos miembros del cuerpo técnico celebraron en el vestuario, tras la victoria en el Superclásico en el Monumental.

Las manos de los protagonistas levantaron cuatro dedos, en referencia al resultado por 4 a 2 ante River y la tercera victoria consecutiva para el nuevo líder del torneo.