La atleta estadounidense Raven Saunders, subcampeona olímpica de lanzamiento de bala en Tokio, anunció en sus redes sociales la muerte de su madre, Clarissa, en Orlando (Florida), donde se encontraba para asistir a una fiesta de homenaje a su hija.

Raven, que obtuvo su medalla de plata el domingo pasado, por detrás de la china Wang Lijiao, se refirió a su madre como su “ángel guardián número uno” en su mensaje.

“Abandono las redes sociales por un tiempo para cuidar de mi salud mental y de mi familia. Mi mamá era una gran mujer y vivirá en mi para siempre. Mi ángel guardián número uno”, escribió.

El Comité Olímpico Internacional (COI) recibió “con pesar la noticia” y subrayó que “la atleta está atendida y cuidada y va a regresar a casa”.

Saunders, con su cabello tintado de color verde y púrpura, atrajo la atención mundial durante los Juegos de Tokio, no sólo por su capacidad deportiva sino también por su personalidad desinhibida y defensora de causas sociales.

Su gesto en la ceremonia de entrega de medallas del lanzamiento de bala originó la apertura de una investigación por parte del COI, que estudia todos los detalles antes de pronunciarse.

Raven Saunders cruzó los brazos sobre su cabeza en forma de X para indicar “la intersección en la que se encuentran todos los que están oprimidos”.

Era el primer gesto reivindicativo en el podio de atletismo de los Olímpicos de Tokio, en un desafío a la normativa del COI, que para estos Juegos los autoriza siempre que no sea en competición o en la ceremonia de entrega de medallas.

La norteamericana, de raza negra y lesbiana, según ha declarado públicamente, afirmó que con su gesto, captado por todas las cámaras en el podio oficial, quería “dar luz a toda la gente del mundo que lucha y que no tiene una plataforma para hablar por sí misma”.

Junto a ella subieron al podio la campeona, la china Gong Lijiao, y la medallista de bronce, la neozelandesa Valerie Adams.

Necesitamos entender por completo lo que ha pasado y a partir de ahí, tomar una decisión. Estamos en contacto con el Comité Olímpico de Estados Unidos y también con World Athletics, y ahora estamos considerando los siguientes pasos que vamos a dar”, afirmó el portavoz del COI, Maark Adams.

Tratamos de respetar las posturas de todos los atletas, que son libres de expresarse en ruedas de prensa, en redes sociales y en la zona mixta. Lo investigaremos y estamos en contacto con World Athletics”, añadió.

EFE