El Everton comunicó este martes que ha suspendido indefinidamente a un jugador del primer equipo a la espera de una investigación policial por presuntos delitos sexuales contra menores.

El jugador de 31 años, cuya identidad no ha trascendido, fue puesto en libertad bajo fianza tras ser arrestado bajo sospecha el pasado viernes, según informaron medios ingleses.

La policía interrogó al jugador del club de Liverpool tras allanar su domicilio y confiscar varios artículos relacionados con la investigación.

El Everton indicó en un comunicado publicado en su página web oficial que “seguirá apoyando a las autoridades en sus consultas y no hará más declaraciones”.

Fuentes cercanas al club aseguraron a los medios que el equipo ha reaccionado con estupor ante el caso y que “todos esperan que las acusaciones no sean ciertas”.

EFE