De nueva cuenta, Esteban Gutiérrez quedó cerca de sumar sus primeros puntos en la escudería norteamericana Haas F1, otra vez finalizó por delante de su compañero Romain Grosjean, pero insuficiente para sobrepasar el duodécimo de la carrera.

El mexicano se ubicó dentro de los 10 mejores en la primera parte de la competencia, pero las detenciones en fosos fueron su talón de Aquiles y destruyeron sus posibilidades, lo cual quedó visible en el rostro de Gutiérrez al llegar a la zona de medios del circuito de Bélgica.

"Fue una carrera razonable, no podemos estar satisfechos porque estábamos aspirando a finalizar dentro de los 10 mejores. Dimos todo en la pista. Estábamos empujando para estar dentro de los 10 mejores".

Esteban Gutiérrez apuntó que el problema radicó en la primera detención en boxes.

"Perdimos mucho tiempo en la parada de pits. Tuve que parar después de que lo hizo Romain Grosjean en el safety car, ahí perdimos muchos segundos, posiciones. Tuve que recuperar de nuevo y, al tener que rebasar, pierdes el ritmo en los neumáticos".

Sin embargo, el mexicano se quedó con la parte positiva de la competencia, destacando que sobrepasó de nueva cuenta a Grosjean y que el ritmo ya es constante.

"Fue una carrera en la que demostramos una buena base. Hay que seguir constantes porque esta es la única forma en que conseguiremos los resultados. Estamos empujando al máximo".