Estados Unidos se convirtió en el primer campeón de la Concacaf Nations League, al imponerse 3-2 en tiempos extra a México en Denver.

Apenas al primer minuto de juego, Jesús ‘Tecatito’ Corona ponía en ventaja al Tri, luego de una grave equivocación de Mark McKenzie, que le regaló el balón al del Porto dentro del área para que definiera con potencia, venciendo a Zack Steffen.

La respuesta estadounidense no tardaría mucho. Josh Sargent entró por el costado de la derecha al área y definió cruzado, pero Guillermo Ochoa rechazó de buena forma para impedir el empate.

México se comenzó a apropiar del balón, mientras las Barras y las Estrellas trataban de adelantar líneas, pero sin conseguir generar peligro sobre la portería tricolor.

El 2-0 parecía llegar tras un cabezazo de Héctor Moreno luego de un magistral pase de Héctor Herrera, pero luego de consultar la repetición, el árbitro decidió anularlo por fuera de juego.

Estados Unidos le dio una cucharada de su propio chocolate al Tri y en el siguiente tiro de esquina empató el partido. Giovanni Reyna aprovechó al 27′ un rebote en el poste para mandar el balón al fondo de las redes, tras remate de Weston McKennie.

Pese a la intensidad del partido, el descanso llegó con el 1-1 en el marcador.

El complemento comenzó ríspido, con una falta de Pulisic sobre Héctor Moreno y un conato de bronca que no pasó a mayores.

La mala noticia para Estados Unidos fue la lesión de Zack Steffen, que debió salir del campo tras ser atendido durante varios minutos, dejando su lugar a Ethan Horvath.

Guillermo Ochoa se puso la capa de héroe al 70′, atajando sobre la línea de gol el cabezazo que McKennie había ganado en tiro de esquina.

El gran cambio para el Tri llegó con la entrada de Diego Lainez, que desde sus primeros instantes en el terreno de juego dio muestras de peligro y con menos de un minuto en la cancha marcó el 2-1.

Sin embargo, la ventaja le duró muy poco a los del ‘Tata’ Martino, que de nueva cuenta fueron vencidos en el juego aéreo por Weston McKennie, que de cabeza colocó el empate a dos tantos en la pizarra.

México se lanzó con todo sobre la portería de Horvath en el tiempo de compensación; sin embargo, el gol no llegó y el partido tendría que vivir 30 minutos de alargue.

Lamentablemente, cuando el segundo tiempo vivía sus últimos instantes, el juego se tuvo que detener por una nueva aparición del grito discriminatorio en las tribunas del Sports Authority Field.

En el arranque del primer tiempo extra, Héctor Herrera estuvo cerca de ver la tarjeta roja, pero el silbante decidió no mostrarle la segunda amonestación tras una dura entrada sobre Timothy Weah.

México lució más insistente sobre la meta estadounidense el primer tiempo extra, pero el gol no llegó.

Los segundos 15 minutos del alargue arrancaron con una pena máxima para Estados Unidos, tras una polémica falta de Carlos Salcedo sobre Christian Pulisic.

Los reclamos de la banca tricolor no se hicieron esperar y Gerardo Martino terminó por ser expulsado.

El cobro desde los once pasos corrió por cuenta del propio Pulisic, que no falló y venció a Guillermo Ochoa con un potente disparo al ángulo izquierdo.

El Tri alcanzó a reaccionar y sobre el último minuto de los tiempos extra tuvo la oportunidad de empatar desde el manchón penal, tras una mano clara de Brooks que el juez central revisó en el VAR.

Andrés Guardado tomó la responsabilidad de ejecutar la pena máxima; sin embargo, Horvath detuvo el potente disparo del capitán tricolor.

De esta forma, Estados Unidos se convirtió en el primer campeón en la historia de la Concacaf Nations League.