Tras la sorpresa de haber eliminado a Francia, el sueño de Suiza en la Eurocopa 2020 se topó con La Roja. La Selección de España dirigida por Luis Enrique se convirtió en el primer semifinalista del torneo del viejo continente.

Nuevamente Suiza demostró ser un rival de cuidado, llevando a los españoles hasta los penales tras empezar abajo el encuentro. España seguirá en búsqueda de su tercer título de la Euro.

Un partido de dominios repartidos, sin un claro protagonista a lo largo de los primeros 90 minutos. España buscó en los primeros minutos y encontró un disparo de Jordi Alba de fuera del área que terminaría siendo desviado a las redes por Denis Zakaria. Es el tercer autogol a favor para La Roja en lo que va de la Euro.

Ese gol tempranero terminó perjudicando a España pues no lograron tomar el control del juego. Aunado al hambre de remontada por parte de los suizos, los españoles siguieron demostrando un futbol precavido y sin mucha ofensiva. En cambio, Suiza conseguiría más llegadas y finalmente concretó el empate al minuto 68 con gol de su capitán Xherdan Shaqiri.

El duelo se tornaría mas peleado, con trabas en medio campo y llegadas al área que terminaron con algunos disparos que hicieron trabajar a los arqueros. Después el VAR quiso hacerse protagonista, pero esta vez fue por su ausencia. Una dura entrada por parte Remo Freuler a Gerard Moreno obligó al árbitro a mostrarle la tarjeta roja Pareció que el VAR debió entrar en función pues el suizo se barrió agresivamente, pero tocando el balón. El inglés Michael Oliver no fue ni a revisarla.

El duelo terminó yéndose a tiempo extra, partido nuevo. España llegó y llegó al arco suizo, buscando evitar el volado de los penales. Por la otra parte, Suiza aferrándose a esa esperanza de buscar el pase nuevamente desde los once pasos ante una potencia europea. Finalmente, la defensa suiza logró el cometido.

En los penales, reinó la mala ejecución, pues se fallaron (5) más de los que se anotaron (4). Primero Busquets al poste, después una serie de atajadas de Yann Sommer y Unai Simón, pero opacadas por lo mal que fueron cobrados los penales. Finalmente llegó Rubén Vargas, de padre dominicano y madre suiza, quien voló su cobro por encima de la portería, ni dentro de los tres palos. El vasco, Mikel Oyarzabal se encargaría de finiquitar el resultado.

A pesar de la expulsión, Suiza luchó, y deja un buen sabor de boca, España sigue soñando, pero el sabor no deja de ser agridulce.