En un final a puro descontrol, Atlético Nacional consiguió el tercer gol de la noche gracias a Orlando Berrío.

Pero ni bien entró la pelota en el arco, el delantero Verdolaga le gritó el gol en la cara a Sebastián Sosa, e instantáneamente llegaron los jugadores de Central para descontrolar la situación.

El episodio violento terminó con varios expulsados, incluído el autor del gol, por el festejo desmedido e incitación a la violencia.