El danés Christian Eriksen regresó al centro deportivo del club milanés, donde saludó a sus compañeros y a los directivos.

De acuerdo con los doctores de Dinamarca, seguirá con su proceso de rehabilitación tras el desmayo sufrido en junio durante un partido de la Eurocopa.

Eriksen acudió al centro deportivo en la mañana italiana y se encuentra “en óptimas condiciones psicológicas y físicas”, informó el Inter de Milán en un comunicado oficial.

“Eriksen seguirá un programa de recuperación propuesto por los médicos daneses en Copenhague, quienes coordinarán la evolución clínica y mantendrán siempre al tanto el cuerpo médico del Inter”.

El capitán de la selección danesa, de 29 años, sufrió un desvanecimiento en solitario cuando iba a controlar un balón durante la primera jornada de la fase de grupos de la Eurocopa.

La rápida asistencia médica en el propio césped permitió, tras un cuarto de hora en el que sufrió un paro cardíaco, estabilizarlo y posteriormente fue trasladado al Hospital del Reino de Copenhague, donde se le colocó un desfibrilador automático implantable.

Las reglas de la Federación de Fútbol Italiana prohíben a los futbolistas que tengan un desfibrilador automático implantable recibir la idoneidad deportiva para competir en la Serie A.

El club milanés fichó en la presente sesión de mercado al turco Hakan Calhanoglu, quien se encontraba libre tras expirar su contrato con el Milan, para sustituir al danés.