En apenas 20 segundos de juego, el RB Leipzig tuvo la primera del partido, con un rapidísimo ataque comandado por el goleador Timo Werner.

Ruud Fahrmann salió a achicar y el delantero al ver que se le acercó su rival, se tiró de manera exagerada, cuestión que el árbitro compró y marcó penal.

Desde los 12 pasos y tras un pedido del arquero Fahrmann para que marre el disparo, Werner le pegó fuerte y puso el 1-0 para el líder de la Bundesliga.