Los Rayados están en la final de la Liga MX gracias a que anotaron un penal en los últimos minutos contra el América tras una dudosa marcación de la pena máxima.

En la ida Pachuca hubo otra jugada polémica, ahora en el área del Monterrey, una acción que pudo ser penal y no se marcó.

Jonathan Urretaviscaya disparó a portería y la pelota pegó en Efraín Juárez, y en la repetición parece ser que la detuvo con el brazo, pero el silbante Luis Santander dictaminó que el balón golpeó en el pecho del jugador.