Eldric Sella Rodríguez, boxeador venezolano, tuvo una participación de contrastes en Tokio.

Primero, saltó al cuadrilátero como el primer atleta de Latinoamérica en formar parte del Equipo Olímpico de Refugiados.

Después, su actuación no fue lo ideal para acompañar su paso a la historia con el conjunto de refugiados: el venezolano perdió a los 67 segundos contra el dominicano Euri Cedeño (peso mediano).

“Me siento mal. Quería hacer algo mejor; quería pelear por mi país, que la gente pudiera estar orgullosa de mí”, dijo Eldric.

Eldric Sella Rodríguez se fue a la lona en segundos, se reincorporó, pero su rival lo superó sin titubeo y lo dejó tendido en los Juegos: lágrimas de un atleta.

“Yo vine como refugiado pero yo sigo representando a mi país, a todos los que se fueron y a los que están ahí”.

Finalmente, Sella aún tiene fe en su habilidad para ajustar y pelear, otra vez, por su lugar en Francia dentro de tres años, en el 2024. Por ahora, solo se enfocará el mejorar.

“La verdad es que no sé qué decir, pero me van a ver en los próximos Juegos y podré responder mejor esa pregunta. Ahora no puedo”.

TE PUEDE INTERESAR: Histórico: Skateboarding dejó el podio más joven en Olímpicos